Breve historia del Poder Judicial

Previo1 de 4Siguiente
La sanción de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires

El 1° de octubre de 1996 se sancionó la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, la cual estableció para la ex Municipalidad de Buenos Aires un sistema republicano de división de poderes.

El Poder Ejecutivo y el Legislativo ya tenían existencia previa en forma de Intendencia y Concejo Deliberante. Con la declaración de la autonomía porteña se convirtieron en Jefatura de Gobierno y Legislatura, y se creó el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires como un poder totalmente nuevo y con un diseño moderno y novedoso.

“El Poder Judicial de la Ciudad lo integra el Tribunal Superior de Justicia, el Consejo de la Magistratura, los demás tribunales que la ley establezca y el Ministerio Público”, expresa el artículo 107 de la Constitución porteña.

Entre los puntos novedosos de la organización del Poder Judicial de la Ciudad se encuentra la integración del Ministerio Público con tres ramas, fiscalías, defensorías y asesorías tutelares de menores e incapaces –en la mayoría de los Poderes Judiciales el Ministerio Público es una organización dependiente de los Poderes Ejecutivos e integrada por fiscalías y defensorías únicamente–. También se destaca el moderno diseño del Consejo de la Magistratura, integrado por tres estamentos –tres representantes del Poder Judicial, tres del Legislativo y tres abogados elegidos por sus pares– y sin participación directa del Poder Ejecutivo.

De acuerdo al diseño constitucional, la totalidad de los jueces que integran los tribunales porteños son designados por concurso público de oposición y antecedentes, y con la aprobación de los representantes del pueblo de la Ciudad a partir del voto de la mayoría absoluta de la Legislatura.